27.1.15

Cosas que pasan.



Últimamente estoy súper transcendental y me da por pensar en la vida, esa amiga tan perra y a la vez tan chachi, que tan pronto te la clava como te invita a café. Así, tal cual.

Pero es que a veces te pones a pensar y llegas a la cuestión irremediable de plantearte que es la vida. Porque está ahí, para algunos pasa, para otros se estanca y algunos cuantos solo se la imaginan con el recelo de vivirla. Y es que a veces hay muchas cosas que te quitan las ganas de más vida y otras que simplemente te colman de ella. Es como quien te da una de cal y otra de arena. ¿Cuántos puntos hay que conseguir para no salir perdiendo de la partida?,¿ dónde se firma?,¿Quién tiene la potestad de decir ahora sí, ahora no?

La vida, la existencia de nosotros mismos, los puñales. Los finales pero sobretodo los principios.
No tengo vida suficiente para agradecer todos aquellos principios.  
El principio. Podría llamarlo así. ''Princi'' para los amigos. 
Por algo se empieza siempre.
Está claro que para que haya principios siempre hubo un final. Unos más trágicos que otros y muchos tantos que nos enseñan a aprender sin desaprender otras cosas que ya habíamos aprendido.


Lo que sé es que quiero que exista un principio ahora mismo, un principio de algo, aún no se el que. Está ahí, llamando a gritos y con pancartas luminosas. Iré, pero no prometo quedarme, pero en el intento está la gracia, ¿no?
Hoy he llegado a la conclusión de que no es lo mismo decir ``tienes lo que te mereces’’ que ``te mereces lo que tienes’’, básicamente porque no significa lo mismo.

Se supone que cuando llegas a ese punto de tu vida en el que te levantas por la mañana y empeñas todo el esfuerzo en ser alguien, en crecer, en emocionar  y emocionarte, en sobrevivir, y encima para más inri lo haces de buena fe, sin llegar a  esperar que precisamente te vaya de lujo, pero oye... que  no estás mal, y agradeces todas y cada una de las benditas casualidades que han hecho de tu vida una vida que te cambas, eso, es tener lo que cada uno se merece.
Por trabajárselo, por dejarse la piel y encima, amándolo todo incondicionalmente.

Ahora sí, cuando pasa todo esto, pero lo que sucede es que no lo agarras con la fuerza suficiente, lo siento, estas jodido. 
Y es cuando te preguntas ¿me merezco lo que tengo?

[Todos nos hemos formulado alguna vez en nuestra vida esta pregunta. Hasta al que vemos que le va de perlas lo hace… pero ya no es cuestión de merecernos o dejar de hacerlo, es cuestión de que con qué nos conformamos, si con lo que hay o con lo que simplemente somos y podemos llegar a dar de nosotros mismos. ]

Para todo lo demás, cerveza.

6.11.14







Hay que estar orgullosa de lo que uno tiene. Lo demás son parafernalias.

Última vez.



‘’ Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez…’’




Queda prohibido maldecir, rabiar por no entender y caer en agujeros llenos de mierda en los que no hay
escaleras para salir.
Quedan  prohibidas las miradas rencorosas. Los vaciles a escondidas, las entrañas por fuera.
Queda prohibido vomitar de vez en cuando, dar vueltas, morir cada jueves de algún mes.
Queda prohibida la envidia, las faltas de respeto, la humillación…
Queda prohibido regodearse, que huela azufre en la piel.
Queda prohibido que te lleves a rastras lo que un día también consideré mío, lo que no volverá.
Queda prohibido que te olvides de que quien escupe hacia arriba tarde o temprano se enchumba, yo ya salí mojada.
Queda prohibido hablar de los folelés en público, de arrancar fotos de las libretas.
Queda prohibido hablar más de perdones que un día se nos escapaba entre los dedos.
Queda prohibido meter pelos en las llagas.
Queda prohibido hablar de limones. Queda prohibido hablar de ti.






Hasta nunca. Hasta siempre.




18.3.14

Hasta donde mi memoria llega, puedo afirmar y reafirmarme en decir que siempre pasa la misma historia.
Te lees y relees los mismos capítulos siempre.
No dejas ni los números de las páginas.
Navegas y renavegas siempre en la misma trama.
Llegas hasta el final y vuelves al principio.
Te vuelcas y te revuelcas dentro de un cuento que tiene fin, pero que resiste a llegar.







Tienes que tener cuidado,
 porque algún día te darás de bruces con las tapas del libro, cerrado.

Y no podrás salir.

17.3.14

Hola.

 Hoy hace exactamente  356 días que no escribo en este blog. Ni en ninguno. Quizás he estado demasiado ocupada. O directamente no he estado... como está tan de moda últimamente el no estar, tu sabes.

Miro hacia atrás y  duele ver como han cambiado las cosas. Las cosas. ¿Por qué se llaman ''cosas'' a esas ''cosas'' que no merecen llamarse como tal? los sentimientos no son cosas, o si?? mira, que se yo. Yo hace tiempo que dejé de saber y simplemente no se que saber ya. 

Aparte,

¿Quién sabe lo que deberíamos saber? o ¿ nos empeñamos en querer saber lo que realmente ni nos esforzamos por interesarnos  lo más mínimo? que cosas...

Aparte,



Mi vida ha dado un vuelco de así como unas cuatro o cinco vueltas de campana. No me va mal, que quieres que te diga. Creo que hace tiempo que dejé atrás esa imagen de pardilla de instituto que siempre entregaba la última los trabajos, tenia motes feos y le gustaba vestirse con ropa de estrellitas y mariconerías.. aunque en el fondo no está tan muerta. En fin, solamente he de decir que las mejores cachetadas se dan sin manos.De las palizas ya se encarga el destino o las casualidades, nunca me ha quedado bien claro quién es la que manda, pero pegan que da gusto.

Aparte,

¿Sabes que lo mejor que tiene el destino además de poner a base de piñazos a cada uno en su sitio? los regalos.

¿Que mayor regalo que una buena barba y un par de manos bonitas? si, lo hay.. que esa barba sea la que te haga cosquillas detrás de la oreja y que sean esas manos las que hablen sinceras en mi pelo, en mi, espalda, en mis rodillas, en mis pechos... que sean las que me frenen y me tapen la boca para que no se me salga la fuerza por ahí. De abrir los oídos para escuchar solos de bajo ya me encargo yo.

Aparte,

Los de siempre siguen siendo, pero sabes... me alegro tanto de que hayas vuelto.. de que hayamos vuelto. Siempre existen las versiones renovadas, claramente. Pero siempre tu con tu pico de arcoiris y y en mi cocotero. Gracias por ser parte de mi. Te he echado de menos. (Siempre existen palabras sinceras, estas no lo pueden ser más)

Aparte,


Decepciones hay siempre, no nos vamos a engañar. Eso si, duelen. Escuecen. Desearía que no fuesen tan profundas estas heridas, porque sinceramente ya no me queda vinagre para echarles.



Por todo lo demás, la vida sigue igual. Con alegría.



Seguiremos informando.



9.1.13

De un tema nos fuimos a otro. Hablamos de esto y de aquello. Y todo terminó como era de esperar. De aquella forma. Y qué forma..


.

4.12.12


Otra vez la memoria desmemoriada,
otra vez la mamada de los mamones,
otra vez la achicoria descafeinada,
otra vez la cornada de los cabrones....

18.11.12

Cuantos limones te hacen falta..


¿Qué saben las tripas de puños cerrados?
Saben que las riegan los amargos tragos.
Saben todo y más de tenerse en pie de la soledad.
Saben porqué está siempre duro el pan.

De que sirven los buenos tiempos cuando de repente sucede la hecatombe de que queden asfixiados en una trinchera mal cavada. Que sabrá la tierra sucia de los buenos momentos, que sabrá ella del cariño, de la alegría de las carcajadas mudas, que sabrá ella de nosotros…
¿Sabes lo peor de todo? que la tierra se quedará con todo lo que tenemos, enterrándonos en un hoyo profundo adornado con flores esporádicas y una lápida que mencione quienes fuimos, y cuanto duramos sin disfrutar lo que la vida nos pone en bandeja de plata.

Porque si, para lo que es la vida, nos preocupamos más en lo malo que nos da sin pararnos a pensar que por cada mierda mal cagada, tenemos cuatro cosas buenas que le dan mil vueltas a los tiempos de tormenta.

Por qué empeñarnos en condenar a muerte las malas rachas o los malos tiempos, sin valorar la felicidad de las tardes de verano.¿Cuando destaparemos la verdadera  sinfonía de las risas de la transparencia?, ¿cuando sea tarde?.. pues lo siento, pero no creo que nos compense.

Los malos gestos son humanos, las culebras impulsivas que salen por la boca son gratuitas, pero el precio que se paga por ambos no está al alcance de nuestras posibilidades. ¿Que sabrá de todo esto el dinero? Ojalá tuviésemos una visa oro que nos desahogue de pagar a plazos un traspié que tarda tanto en curar. Ojalá tuviéramos asegurado a todo riesgo cualquier apego que creamos entre las personas que en cierto momento de nuestra vida consideramos tan importante como el lavarnos los dientes después de cada comida. Ojalá…ojalá de los ojalases. (Esto variará según la importancia que le de cada uno al lavarse los dientes) Entonces, ¿que sería lo ideal? Ni sentir ni padecer y que todo fuese maravilloso... sentir  y padecer y sobrevivir a ello a pesar de los pesares... o simplemente morir en el intento.

Juro que yo soy de que con tal de sentir soy capaz de padecer, de morir en el intento y de irte a buscar los limones más tiernos para hacer la tarta más rica que jamás se haya hecho.


Pero si, sobre decir que no podemos hacer siempre hincapié en algo que no tiene pies, pero ninguno de los ''perdón'' es menos sincero que un te quiero bajo los efectos del alcohol. 


Ojalá tu, compartiendo chocolate a mi vera. Llámame hipócrita. Te echo de menos.